CONTENIDO
flechita LARGOMETRAJES
spacer
flechita CORTOMETRAJES
spacer
flechita DOCUMENTALES
spacer
flechita DIÁSPORA
spacer
flechita EXTRANJERAS EN R.D
spacer
flechita CRÍTICAS DE CINE
spacer
flechita CRITICOS DE CINE
spacer
flechita ESTRENOS
spacer
flechita ESCUELAS
spacer
flechita PRODUCTORAS
spacer
flechita + ENLACES
spacer
flechita LEY DE CINE
spacer
flechita CANALES CABLE
spacer
flechita CANALES TV
spacer
flechita DIRECTORIO ESTATAL

 

 
 
 
Historia del Cine Dominicano 
 

El documental en la República Dominicana

En República Dominicana han existido trabajos pioneros en el campo del documental como los de Adam Sánchez Reyes, Salvador Arquímedes Sturla y Tuto Báez, quienes realizaron las más importantes fílmicas históricas como la llegada del aviador norteamericano Charles Lindberg al país el 4 de febrero de 1928, los destrozos del ciclón San Zenón ocurrido el 3 de septiembre de 1930 o la primera toma de posesión de Rafael Leonidas Trujillo en el Parque Colón del 16 de agosto de 1930.

Precisamente fue el régimen dictatorial instalado por Rafael L. Trujillo, a  partir del año 1930, que impone un freno total a las manifestaciones artísticas y culturales, permitiendo y estimulando sólo aquello que dentro de su concepción del poder beneficiaba sus estrategias de propaganda. De tal manera, el cine como valioso medio de comunicación masiva tuvo cortapisas para desarrollarse libremente en tales condiciones. En los treinta años de la tiranía sólo se produjeron en el país trabajos documentales de exaltación al tirano y sus familiares, así como noticieros dirigidos a afianzar su poder dentro de un marco de absoluta vigilancia hacia los intereses particulares de la familia.

Bajo este contexto el documentalista Rafael Augusto Sánchez Sanlley (Pupito), quien produjo en 1953, con la empresa Cinema Dominicana, trece documentales por encargo para las secretarías de Estado del régimen, con la dirección del cubano Pepe Prieto, vivió en carne propia la rigidez de la estructura política imperante.

Al ser fiel a la realidad, sus documentales mostraban algunos aspectos de la miseria que se vivía en los años 50s en la República Dominicana, mostrando una realidad contrastante entre la carencia material del pueblo dominicano y opulencia que exhibía la familia Trujillo.

Ante esta situación se ordenó desmantelar la productora Cinema Dominicana y el apresamiento de Pupito Sánchez Sanlley, quien fue llevado a las cárceles de tortura del régimen, de donde no salió jamás. Clauco Duquela, contable de la compañía, fue sacado de su casa, en la calle San Martín, personalmente por Federico Fiallo, jefe de la policía de entonces, y tampoco se volvió a saber de él. Ya antes, los colaboradores extranjeros del proyecto habían escapado por diferentes vías del país.

Lo interesante de este hecho fue que a tan sólo dos semanas de producirse el ajusticiamiento de Trujillo, el 30 de mayo de 1961, Hugo Mateo, quien había colaborado con Pupito Sánchez Sanlley y su equipo en los trece fatídicos documentales, inició la realización de 30 de mayo: gesta libertadora, utilizando material de archivo.

Otros como Manuel Báez (hijo de Tuto Báez) y Eugenio Fontana también se dedicaron a la realización de documentales y noticieros en el país. A Manuel Báez se le debe el primer documental dominicano en 35mm y en color  realizado en 1958 titulado Ganadería: riqueza nacional.

La labor continuó en los años siguientes con profesionales que han hecho una labor más o menos en progresión y con diferentes notas estilísticas que han dado muchas razones para hacer de este género una viable muestra dentro del cine dominicano a pesar de que la exhibición de largometrajes documentales  en las salas de cine del país, y en muchos países latinoamericanos, es prácticamente inexistente.

Las experiencias latinoamericanas de México, Argentina, Chile y Cuba, -y en este último país se tuvo al maestro cubano Santiago Alvarez, el que más trabajó sistemáticamente este género-, han dado un sentido menos desesperanzador en la permanencia del proceso aunque sea dentro de un marco profesional y comercial limitado.

Un acontecimiento importante en el área del documental en República Dominicana ocurrió el 12 de octubre de 1978 cuando fueron presentados, en el Teatro Olimpia, los trabajos Siete días con el pueblo de Jimmy Sierra y del periodista José Bujosa Mieses, Rumbo al poder, un documental de la campaña política de 1978 que llevó el triunfo al Partido Revolucionario Dominicano.

Siete días con el pueblo es un documental acerca del más significativo evento popular acontecido en la época del gobierno del doctor Joaquín Balaguer celebrado en 1974. Dentro de la lína del cine militante tercermundista, Sierra construye un trabajo audiovisual basado en entrevistas a sindicalistas, políticos y artistas, combinado con inserciones de la participación de los cantantes que se dieron cita en este evento.

Más tarde, Onofre de la Rosa, a través del Grupo Cine Militante realiza Crisis (1977), donde expone la agresión económica y militar contra la Universidad Autónoma de Santo Domingo durante el gobierno del doctor Joaquín Balaguer.

Importante también es la trayectoria del documentalista Max Pou quien ha desarrollado una carrera con cierto sentido de disciplina y dominio técnico. Se recuerda el trabajo que realizó junto a Eduardo Palmer, El esfuerzo de un pueblo (1968); luego en 1969 realiza, esta vez junto al también camarógrafo Ricardo Thorman, Carnaval, un documental turístico hecho en 35mm y un año más tarde produce otro documental con las mismas características titulado Santo Domingo: Cuna de América (1970). También otros trabajos importantes de Pou son Lengua azul (1976) y Fondo negro o Los dueños del sol (1976), este último, presentado en la conferencia sobre el hábitat, auspiciada por las Naciones Unidas, en Vancouver.

Otros realizadores como Winston Vargas, Pericles Mejía, Camilo Carrau, Claudio Chea, Peyi Guzmán, Agliberto Meléndez, Félix Germán, José Luis Sáez y René Fortunato también marcaron el medio con interesantes propuestas documentales dentro de la historia del cine dominicano.

Trujillo  en la crítica documental

Dentro de la mitología de figuras relevantes, de dictadores mesiánicos y gobernantes idolatrados, Rafael Leonidas Trujillo Molina ocupa un lugar preponderante dentro de la psiquis histórico-social de la República Dominicana. Treinta años de dictadura lo convierten hoy en un icono rampante de la ideología del poder, de su ejercicio y de la forma cuasi mítica de la manifestación de su presencia en todos los órdenes de la vida nacional de su época.

No es extraño que esta figura y los hechos que ocurrieron durante su mandato, no fuese auscultada a través de una revisión histórica y más aun, con el rigor de un género que deja pocas brechas limpias al momento de ‘audiovisualizar’ el accionar de los personajes y sus acciones.

En este sentido, el documentalista René Fortunato, ha dedicado tres importantes largometrajes documentales a la figura de Rafael Leonidas Trujillo, cubriendo todo el periodo gubernamental y sirviendo dentro del cine dominicano, de las notas indispensables para entender ciertos procesos históricos ocurrido en el país.

La serie inició en 1991 con El poder del jefe se muestran las condiciones políticas, económicas y sociales que determinaron el surgimiento de la dictadura de Trujillo en la República Dominicana. En 1994 René presentó su segundo trabajo, El poder del jefe II donde mostró, esta vez, los acontecimientos políticos y sociales más importantes ocurridos durante el período 1938-1952. En El poder del jefe III (1996), concluye así una revisión histórica que se sumaría a muchas otras de igual magnitud en el orden literario, pero que en el área audiovisual se ha convertido en el documento más aprovechado en términos de su valor educativo.

Unido a esta temática argumental se pueden señalar los trabajos, Conspiración en el Caribe: mataron a Trujillo (Marnie Forestieri, 2002) que se apoya en pietaje original del entierro del dictador, con los testimonios de aquellos que sobrevivieron a la conspiración y Trujillo: la lujuria de un macho dictador (Miky Bretón, 2002), que realiza un estudio sobre la figura del dictador con respecto a las relaciones íntimas que tuvo con diferentes mujeres de la sociedad de su época.  
 

FÉLIX MANUEL LORA

 


 
 
1. El cine Dominicano
2. Los primeros documentalistas nacionales
3. Las primeras intenciones del cortometraje
4. Cineastas de la diáspora
5. Desarrollo fílmico-industrial
en la República Dominicana 
6. Cine extranjero en R.D.
7. El cine-forum y cine-clubes
8. Empresarios del cine

     
 
Inicio | Mi País | Historia | Salas de Cine | Contáctanos |
© 2006 CinemaDominicano, El Archivo del Cine Nacional. Todos los derechos reservados